26 mayo 2014

PORTEO ERGONÓMICO PARA EL BEBÉ TERCERA PAERTE: Mi niño lo quiere ver todo

Este es el tercero de una serie de posts en los que vamos a exponer los puntos esenciales sobre qué es un porteo ergonómico y seguro, en este caso para el bebé.

Si te perdiste el primer post puedes leerlo aquí.
Si te perdiste el segundo post puedes leerlo aquí.

Pero es que mi niño lo quiere ver todo. Esta es una frase que escucho repetidas veces al asesorar a una familia. Es cierto que a partir de una cierta edad, más o menos variable en cada bebé y que normalmente coincide con el aumento de la agudeza visual, lo quieren ver todo.

Todo es nuevo para nuestro bebé, los árboles, las flores, la gente con la que nos paramos a hablar, los coches, los ruidos de las motos, las luces, el sol deslumbrándole, el viento pegándole en la cara… si todo es nuevo… pero mejor poco a poco. Un bebé que va “cara al mundo”, literalmente suspendido sin ningún tipo de apoyo para la cabeza, no sé si realmente va tan a gusto así.




Si se siente sobre estimulado o si simplemente corre viento, no puede apartar la cara y “descansar” de tal festival de luces, colores y ruidos. Ni pensar si se duerme, ¿Dónde apoya la cabeza?

Una opción muy válida es el porteo a la cadera. Tu bebé podrá mirar hacia delante, hacia atrás, podrá apoyarse en ti, y si das el pecho lo tendrá bien cerquita. ¿Eres de las que va por casa con el niño a la cadera todo el día? Una bandolera te vendrá de perlas para “liberar” el brazo de súper guerrera y repartir el peso mejor. Tu brazo y tu espalda te lo agradecerán.

¿Y qué me dices de la posición que adopta el bebé de cara al mundo? ¡Seguro que te lo sabes al dedillo ya! De esta manera no pueden poner las piernas en posición ranita ni curvar la espalda en forma de C. Al contrario, les fuerza la columna y les sobre carga las lumbares. De esta manera el peso del bebé suele recaer en los genitales al ir suspendidos del portabebé. 

Otro problema de ir mirando hacia el exterior, es que los bebés, hasta que no son más mayores, no tienen consciencia de la permanencia del objeto. Esto quiere decir, que si no mira hacia ti, no te ve, no te siento, por lo tanto, no existes. 

Pues ya sabes, tu bebé siempre mirando hacia ti, ya sea delante, en la cadera o en la espalda. Así descubrirá el mundo des de tu mirada, sin ver  el cielo/techo todo el rato, bien juntitos abrazados con la tela, que antes que te des cuenta sólo querrán ir corriendo a todos lados.

Feliz crianza y feliz porteo!


Noelia


¿Me compañas en esta aventura?   ¡Suscríbete al blog!

No hay comentarios:

Publicar un comentario


Deja tu comentario y me harás muy feliz!

Y si me quieres hacer feliz cual perdiz comparte este post! =)