15 septiembre 2014

Un bonito cielo

Te aviso: hoy me he despertado en modo irónico (sí, más)

A todos nos gusta contemplar un bonito cielo



Hace poco, una chica se suscribió a la newletter (si quieres hacerlo dale aquí) y me propuso escribir sobre porteo y estimulación del bebé. Es un tema que me apasiona pero todavía no me había atrevido a escribir sobre ello porque puede llevar a polémica.

Cada uno cría a su cría como le sale de dentro, de esa manera, en sintonía con tus sentimientos y los de tu bebé, serás la mejor madre, la que él espera.

Bueno, antes de escribir según mis conocimientos y mi experiencia, me ha picado la curiosidad y he escrito en el youtube: “estimulación bebé”, y bueno, no sé muy bien qué pensar todavía.

He visto un trocitos de vídeos en los cuales en uno de ellos un bebé de dos meses se le ponía en un rulo (cojín en forma de cilindro) y el acompañante le hacia girar encima de el boca abajo y sobre cada uno de los costados. Dos meses, boca abajo no aguantaba la cabeza.

La estimulación del bebé se lleva a cabo en el día a día. Si incorporas a tu bebé en las tareas cotidianas tu retoño no necesita que le metas en un parque lleno de juguetes deslumbrantes y ruidosos del cual él solito no puede ni salir ni entrar.

Hago un apunte; si tienes un bebé con alguna alteración a nivel cognitivo, físico, patología degenerativa o con alguna lesión neurológica, sé que eres inteligente y vas a tomar mis palabras con el buen rollo con el que están escritas. Por favor, no confundir una clase/taller de estimulación temprana con un tratamiento de fisioterapia para una disfunción concreta.

Entonces, ¿qué tiene que ver todo esto con el porteo?

Si tu porteas a tu bebé des de bien pequeñito, no sólo para desplazamientos o paseos, sinó también en casa tu bebé ya está recibiendo toda la estimulación que necesita en varios campos, destacamos dos:

  • PSÍQUICO: tu cercanía, el contacto, tu olor, tu calor, tu respiración, simplemente tu presencia más cercana le proporciona la seguridad que necesita para salir a explorar en posteriores etapas sabiendo que tú vas a estar ahí para cuando lo necesite.
  • FÍSICO: camina, sube escaleras, baila, abraza, haz las tareas de la casa, practica ejercicio suave… todo esto porteando a tu bebé. ¡ ¿Qué más clases de estimulación temprana necesita?! Incorpora a tu bebé el tu día a día, que participe de tus actividades, todos estos movimientos y cambios de posición, enriquecen su equilibrio y propiocepción (sentido que nos da referencias de nuestro cuerpo en el espacio).



Mi idea era hacer una comparación entre portear al bebé y llevarlo en el carrito, de ahí viene el título de la entrada “Un bonito cielo”, pero al escribir me ha salido esto, así que ya tengo tema para otra entrada ;-)

Feliz crianza y feliz porteo!


Noelia


¿Me compañas en esta aventura?   ¡Suscríbete al blog!

No hay comentarios:

Publicar un comentario


Deja tu comentario y me harás muy feliz!

Y si me quieres hacer feliz cual perdiz comparte este post! =)