20 octubre 2014

El lado no tan oscuro de las mochilas colgonas

"Colgonas sí, colgonas no"

PIN: 507217976755878516

A raíz de la entrada que escribí en motivo de la Semana Mundial de la Crianza en Brazos, me apetece escribir sobre un tipo de mochilas existentes en el mercado, que se venden y se regalan cada día en todo este mundo tan desarrollado como es el de occidente. 

¿Son las mochilas portabebés colgonas tan malas como se dice? 

A simple vista y mirando la fotografía de abajo, no tiene pinta de ser tan mala. A los bebés se les ve súper agustito y a los papis también. Van con su bebé pegado a su cuerpo, lo sienten, lo tocan, lo tienen al alcance de sus besos, y el bebé está en el mejor lugar donde el quisiera estar: con su padre y con su madre. 

Entonces... ¿por qué tanta controversia? mucha gente sigue porteando así, cuando paseo por la calle veo muchos padres que pasean colgando de los genitales a su hijo, le llevan cara el mundo orgullosos de sus bebés y de todo el mundo que les permiten ver. Pero no veo bebés llorar por ser llevados de esta manera. Pero si veo bebés llorando en los carros y madres (de este tipo si, la inmensa mayoría madres), súper madres que llevan a sus bebés en un brazo y con la otra mano conducen el carro con gran agilidad. 



PIN: 507217976755878266
¿Qué pasa?

Quien diseñas este tipo de mochilas portabebés, no tiene muy en cuenta la fisiología y la anatomía de estos al nacer, tendrá en cuenta otras cosas y las marcas se dejarán más dinero en publicidad que en profesionales en anatomía y desarrollo humano (como somos los fisioterapeutas, ejem). Como podemos ver en la foto, se esfuerzan en que sean cómodas para la persona que lleva al bebé, con refuerzos lumbares extras y demás. Pero, ¿y la espalda del bebé? Se cuestionarán las necesidades de la frágil columna del bebé? Claro como el bebé no habla, no se queja, con tal de que le lleve en brazos su padre o su madre ya es feliz....

No nos podemos fijar en la cara del bebé para saber si está siendo llevado correctamente o no. Somos nosotros como adultos los responsables de llevarle de una forma adecuada y respetuosa. Portear tu hijo en una mochila colgona es como darle de comer potitos de súper todos los días. 

Nosotros los padres, somos los resposables de ofrecerle alimentos saludables a nuestros hijos, los que cada uno considere y según los hábitos culturales. Pues nosotros los padres, que queremos lo mejor para nuestros hijos, vamos a portearles de la manera más respetuosa posible. Que también es la más respetuosa hacia nosotros mismos. 

No es motivo de este post explicar cómo es un porteo sano y ergonómico, pero vamos a intentar en medida de los posible que la espalda del bebé adopte una forma de C, y sus piernas estén en posición ranita con las caderas flexionadas. Estas dos premisas, SOLO se pueden conseguir si el bebé mira hacia nosotros.

PIN: 547609635912737461

¿No hay color verdad? 

Se les llama mochilas colgonas porque el bebé "cuelga de ellas". Un portabebés ergonómico da soporte al cuerpo y la espalda inestable del recién nacido. Una mochila colgona no puede ofrecer esta posición al bebé. El panel estrecho hace que sus piernas cuelguen, dando soporte sólo en los genitales. Cuando digo panel quiero decir el cuerpo de la mochila, que por otra parte, es rígido y fuerza la espalda del bebé a ponerse recta cuando todavía no está preparada para ello. 

Llegados a este punto, claro está que no es la mejor opción para llevar a su bebé, pero teniendo la información cada uno es libre de hacer lo que mejor crea en la crianza de sus hijos. Y es muy fácil criticar las acciones del otro sin estar en su piel y en sus condiciones. 

PIN: 507217976756402882

Feliz crianza y feliz porteo!


Noelia


¿Me compañas en esta aventura?   ¡Suscríbete al blog!

1 comentario:

  1. Tengo una mochila BabyBjorn y tengo que romper una lanza a favor de ella. A mi me resulta comodísima, y mi bebé va encantado en ella. Si el bebé estuviese molesto y le doliese alguna zona (como la zona genital por ir "colgado") os aseguro que lloraría desconsolado, lo que no es el caso, en su mochla va siempre sonriendo y jugando, tanto cuando lo llevo mirando hacia mi como cuando lo llevo mirando hacia fuera. Creo que cada persona tiene unas necesidades y debe de elegir el método de porteo que mejor las cubra, pero no hay que imponer. Yo por ejemplo probé un pañuelo y lo tuve que dejar a los 3 días, mi ritmo de vida no me permite usarlo e iba intranquila pensado que podía acomodar mal a mi bebé. Pero cada uno debe elegir lo que mejor se adapte.

    ResponderEliminar


Deja tu comentario y me harás muy feliz!

Y si me quieres hacer feliz cual perdiz comparte este post! =)